¿Para Quiénes?

 

Para niños y adolescentes 

Cuando niños y adolescentes tiene malos resultados en el colegio, atraviesan etapas de gran rebeldía en casa o en el colegio, cuando se encierran en si mismos, cuando quieren dejar sus entrenamientos deportivos, cuando les notamos tristes o alterados sin razones aparentes…. los procesos de coaching les permiten identificar que les está ocurriendo, les permite hacer conscientes las emociones que no saben gestionar, identificar las conductas que les están bloqueando y a partir de ahí, aprender nuevas conductas y actitudes que les permitan afrontar de forma productiva aquello que sentían que les limitaba, sintiéndose bien.

 

 

Para padres

Cuando los padres no saben como afrontar la rebeldía de sus hijos niños/adolescentes, las malas contestaciones y conductas en casa, cuando no saben como ayudarles para que se centren en sus estudios, cuando no saben que hacer cuando tienen numerosas incidencias en el colegio, cuando sienten que se están encerrando en si mismos y no saben como ayudarles…  los procesos de coaching permiten a los padres aprender que les está limitando a ellos como padres para poder afrontar las situaciones anteriores, les permite hacer conscientes emociones, conductas limitantes, creencias e iniciar un proceso de transformación en el que están presentes nuevas emociones, actitudes, conductas que les permiten afrontar su responsabilidad como padres, desde la confianza en ellos mismos, desde la firmeza y desde el amor hacia sus hijos, iniciándose una nueva etapa de relaciones constructivas y restableciéndose la armonía familiar.

 

 

Para entrenadores y equipos deportivos

Cuando los entrenadores no saben como gestionar a determinados jugadores de su equipo, cuando pierden los nervios si los resultados no son favorables, cuando no soportan el estrés que les producen los comentarios del público, cuando no saben como motivar a su equipo, cuando siente que sus jugadores tienen miedo a jugar con determinados equipos, cuando sus jugadores empiezan a fallar faltas fáciles, cuando sienten que sus jugadores tiran la toalla si van perdiendo los partidos, cuando sienten que no son capaces de remontar su clasificación, el coaching  permite identificar las causas que hay detrás de las ineficiencias que se quieren cambiar e impulsa el cambio consiguiendo resultados extraordinarios.

 

 

Para personas con enfermedades oncológicas

En los procesos de cáncer, sufrimos un importante desequilibrio emocional. Aparecen emociones como el miedo, la frustración, la tristeza, la angustia, la ira, la rabia, mucho estrés….. Muchas de estas emociones nos invaden todas a la vez, otras veces vienen una a una, en cualquier caso casi siempre con mucha, mucha intensidad desencadenándonos innumerables bloqueos que no nos ayudan en nuestro proceso de recuperación.
Y no nos dan tregua. Primeros análisis, malas noticias, más pruebas y sin tregua emocional. Operaciones más operaciones y sin tregua emocional. Ahora la anatomía patológica, la químio y, de nuevo,  sin tregua emocional. Después la radio y sin tregua emocional. Cambios fisicos muy duros y sin tregua emocional. Un tsunami de emociones que nos desborda. Un duelo intensísimo que no sabemos cómo afrontar.
El coaching nos ayuda a reconocer las emociones que nos invaden, a entender como nos afectan en nuestro día a día, a aprender a modular su intensidad y a procesarlas, a sustituirlas por emociones, actitudes, acciones que nos permiten transformar el miedo y la angustia en esperanza, a descubrir la aceptación, a nombrar la palabra cancer sin bloquearnos, a no proyectar nuestra rabia ni en nosotros ni en las personas que nos cuidan, …
El coaching  nos da herramientas para aprender a ser dueños de nuestras emociones y a procesarlas en el duro camino que tenemos que recorrer. Nos enseña cómo dejar atrás los pensamientos que nos llevan una y otra vez a pozos oscuros y sin salida, y a que nuestra mente nos ayude, nos impulse, a que nos demos fuerzas a nosotros mismos.